Las Mejores Dietas para Perder Peso Rápido: Saludables, Efectivas y sin Efecto Rebote

Si estás buscando un plan de dieta para perder peso rápido y fácil, has llegado al lugar correcto. Contamos con más de 30 de las mejores dietas disponibles que te ayudarán ayudarán a adelgazar rápidamente de forma saludable y sin efecto rebote si las sigues correctamente.

dieta para perder peso rápido

Hay muchas maneras de perder peso rápido. Sin embargo, la mayoría de ellas te harán sentir hambriento e insatisfecho contigo mismo.

Algunas de ellas se enfocan en reducir tu apetito, mientras que otras se enfocan en restringir calorías, carbohidratos o grasas.

Dado que todas ellas afirman ser “la mejor” dieta, puede ser difícil saber cuáles valen la pena para intentarlo.

Este blog revisa en detalle las dietas para perder peso más populares y la ciencia que se esconde detrás de ellas.

Advertencia: Siempre que quieras llevar a cabo una dieta para adelgazar se recomienda tener el visto bueno y supervisión de un médico o nutricionista.

Dieta para perder peso rápido y fácil

¿Buscas las mejores dietas que te permitan bajar de peso rápido de forma efectiva? Si la respuesta es Sí, entonces los métodos y regímenes que verás a continuación te darán una perspectiva más amplia al momento de tomar la decisión que te ayuden finalmente a alcanzar tus objetivos de peso ideal, que en la mayoría de los casos suele ser adelgazar rápido y sanamente.

Bajar de peso y adelgazar no es lo mismo

Si inicias una dieta y pasados unos días siguiéndola correctamente no consigues bajar de peso, no te preocupes. Quizás estás solamente adelgazando.

De forma habitual usamos indistintamente “bajar o perder peso” y “adelgazar”, pero en realidad no se trata de lo mismo.

Cuando bajamos de peso lo vemos reflejado en la báscula y eso es lo que normalmente buscamos. Ya que es un número que podemos ver fácilmente y nos sirve para ver si una dieta nos está yendo bien o no.

Aun así, no siempre es el único indicador del éxito que estás teniendo. A menudo lo que perdemos es volumen. Eso es adelgazar. Aunque habitualmente van de la mano, pero no siempre es así.

Por lo tanto, cuando estés siguiendo una dieta, pésate y mídete el contorno de las diferentes partes de tu cuerpo. Quizás mantengas tu peso pero logres perder barriga, quién sabe. Por eso asegúrate antes de desechar una dieta.

Tipos de dietas para bajar de peso

Actualmente podemos encontrar muchos tipos de dieta para perder peso rápido que existen hoy en día.

Para empezar, debes saber que absolutamente todas las dietas para adelgazar tienen un mismo objetivo: el déficit calórico. Lo que las diferencia es el modo de conseguirlo.

Unas dietas para adelgazar consisten en ingerir pocas calorías, del tipo que sean. En cambio otras se centran en reducir calorías procedentes de carbohidratos o de grasas.

¿Qué es el déficit calórico?

Para bajar de peso es necesario quemar más calorías de las que ingieres. Y esa es precisamente la definición de déficit calórico: calorías negativas al final del día.

Todos quemamos calorías a lo largo del día, nos movamos o no. El cuerpo quema calorías hasta cuando comemos, ya que se requiere energía para hacer la digestión.

En realidad, una persona con peso saludable que no haga ejercicio físico en todo el día puede llegar a quemar incluso más de 2.000 calorías con sólo estar por casa. Eso es debido a las funciones habituales del cuerpo humano y a los movimientos que hacemos.

Pero, ¿qué pasa cuando quemamos más calorías de las que ingerimos con la comida? Ahí es cuando se produce el milagro, aparece el déficit calórico.

Pongamos un ejemplo. Si sigues una dieta para perder peso rápido e ingieres 1.000 calorías al día, a la vez tu cuerpo solito quema 1.800 kcal diarias y además haces ejercicio físico todos los días quemando 500 calorías más:

+ 1.000 – 1.800 – 500 = – 1.300

Obtendrás un déficit calórico de 1.300 calorías, es decir calorías negativas.

Dieta baja en grasas

Estas dietas basan la alimentación en proteínas y algo de carbohidratos, pero sobretodo restringen los alimentos que contienen grasas.

Por esa razón, algunas comidas habituales en esta dieta incluyen carne, pescado, marisco, huevos, lácteos bajos en grasas y algunos cereales integrales.

Además de para perder algo de peso, la dieta baja en grasas también se recomienda para personas que tienen problemas cardiovasculares.

Dieta baja en hidratos de carbono

Se trata de una dieta que cuenta con un buen contenido de proteínas y permite incluir algo de grasas en la alimentación. Esto se debe a que las grasas permiten saciarte fácilmente con poca cantidad.

Lo que se evita son los hidratos que contiene  el pan, la pasta, los cereales, las patatas, las galletas, etc. Es una dieta que da buenos resultados porque estos alimentos suelen ser bastante calóricos.

Consigue un vientre plano: dieta para perder barriga

La mayoría de los regímenes tienen forma de dieta para perder peso rápido, sin centrarse en reducir una parte específica del cuerpo.

Aun así, existen dietas que incluyen alimentos que ayudan a perder barriga. Fíjate bien en las características de cada dieta para ver qué beneficios puedes sacar de ellas.

Si tu objetivo es bajar la barriga, puedes por ejemplo buscar dietas con frutas con propiedades anti-inflamatorias. Éstas ayudarán a evitar hinchazón abdominal y favorecerán la pérdida de grasas localizadas en esa zona  tan conflictiva.

¿Cuál es mi peso ideal?

Tu peso ideal no tiene que coincidir exactamente con el peso que tú deseas tener, son conceptos distintos.

El peso ideal se calcula a partir de tu edad, tu altura y tu constitución física. Por lo tanto, es posible que te sientas cómodo estando por encima de tu peso ideal.

Por otro lado, es posible también que tu peso ideal sea superior al que a ti te gustaría tener.  En este caso, no sería recomendable para tu salud quedarte por debajo de ese peso, ya que es lo que tu cuerpo acepta como normalidad.

Aun así, la decisión final es tuya de mantener un nivel u otro de peso. Consúltalo con tu médico y sé racional.

¿Qué es y cómo se calcula el Índice de Masa Corporal (IMC)?

El Índice de Masa Corporal, conocido por IMC por sus siglas, es un indicador muy utilizado entre profesionales de la nutrición y deportistas. Con él podemos determinar si una persona tiene un peso sano, sobrepeso u obesidad.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un índice de masa corporal superior a 25 indica que puede haber sobrepeso. Mientras que un IMC  con valor por encima de los 30 estamos ante un caso de obesidad.

Así pues, nos puede ser útil para detectar problemas de salud relacionados con el peso corporal y actuar en consecuencia.

Tabla de interpretación del IMC

Según el valor del IMC que tengamos, entraremos en una u otra clasificación que va desde peso insuficiente hasta obesidad extrema.

  • Menos de 18,5: Peso insuficiente
  • 18,5 – 24,9: Peso normal
  • 25 – 26,9: Sobrepeso tipo I
  • 27 – 29,9: Sobrepeso tipo II
  • 30 – 34,9: Obesidad tipo I
  • 35 – 39,9: Obesidad tipo II
  • 40 – 49,9: Obesidad tipo III (mórbida)
  • 50 o más: Obesidad tipo IV (extrema)

A partir del nivel de sobrepeso hay que intentar controlar la alimentación para conducirnos de nuevo al peso normal saludable.

Fórmula del Índice de Masa Corporal

Su fórmula es muy sencilla, ésta es una de las razones por las que su uso está tan extendido. El cálculo es el siguiente:

IMC = peso / altura²

Importante: las unidades en las que se tienen que expresar estas magnitudes son kilos y metros al cuadrado. El resultado del IMC no se expresa en unidades. Ejemplo:

IMC = 65kg / 1,70m² = 38,24

Con un IMC de 38,24 estaríamos ante una persona con obesidad tipo II.

Batidos o té para adelgazar

Una de las tendencias actuales es el consumo de los famosos batidos o té para adelgazar . Éstos ayudan a saciarnos mientras nos aportan pocas calorías.

Batidos para bajar peso

Los batidos suelen usarse como sustitutivos de las comidas principales del día. Por lo que si quieres optar por probarlos, ten en cuenta que no podrás comer nada más para acompañarlos.

Sin embargo, existen distintos tipos de batidos para bajar de peso. Si te interesa consumirlos como complemento de tu dieta para perder peso rápido sin sustituir ninguna comida, busca aquellos que puedas combinar con otros alimentos.

Actualmente puedes encontrar gran variedad de marcas disponibles en el mercado que te ofrecen batidos ya hechos o en polvo que sólo requieren mezclarlos con agua.

Además, siempre tendrás la opción de preparar batidos caseros para adelgazar. Así te aseguras que sean naturales y que obtengas todas sus propiedades.

Té para adelgazar

Los tés para bajar de peso también puedes encontrarlos en la tienda preparados o en sobres para mezclar. Exactamente igual que los batidos para adelgazar.

Como alternativa, también puedes prepararlos de la forma tradicional con las bolsitas de té y agua hirviendo. Así puedes servírtelos tal y como te gusten.

Además de ser útiles para engañar al estómago entre horas, algunos sirven para quemar calorías extra. Como es el caso del té verde para bajar de peso. Ya que no te aporta calorías, pero sí que las quema en el proceso de digestión. Con esto obtendrás un aporte calórico negativo.

Beneficios de perder kilos

En busca del peso ideal para vernos físicamente bien, a menudo vemos la necesidad de ponernos a dieta para perder esos kilos de más que marca la báscula. Pero ésa no es la única razón por la que tendríamos que sacrificar esos caprichos.

Cada vez se asume mayor conciencia de la importancia de tener un buen peso para nuestra salud. Existe mucha relación entre el sobrepeso y la obesidad con diferentes problemas cardiovasculares y digestivos, entre otros.

La alimentación que tengamos definirá cómo envejecemos, el ánimo que tenemos y, por supuesto, cómo nos vemos.

Seguir una dieta sin comprometer la salud

Como ya hemos dicho, lo más recomendable es consultar siempre con un médico antes de iniciar un cambio en nuestra dieta habitual.

Esto es importante porque nuestro cuerpo está acostumbrado al consumo de ciertos alimentos y sufre ante un cambio que puede llegar a ser drástico en la alimentación.

Por esta razón, lo ideal es hacer periodos de transición entre dietas para preparar el organismo para lo que venga después. Por ejemplo, no podemos pasar de comer todos los días comida basura a una dieta para perder peso rápido de un día para otro. El cuerpo reaccionaría mal ante este gran cambio.

En ese caso, lo mejor sería cambiar poco a poco la dieta. Como ejemplo, primero podrías cambiar la carne rebozada o empanada por carne a la plancha cocinada con poco aceite. Después tratarías de incluir más frutas y verduras en tu lista de la compra. Y finalmente podrías adoptar la nueva dieta.

De esta forma le darás el tiempo suficiente al cuerpo para acostumbrarse a una dieta más saludable sin sufrir problemas digestivos o de otro tipo.

Además, después de realizar una dieta, intenta dejar que tu organismo se recupere siguiendo una dieta equilibrada por un tiempo antes de empezar otro régimen más restrictivo.

Cómo evitar el efecto rebote después de una dieta rápida

Algunas de las dietas llamadas “rápidas” se caracterizan por tener el llamado efecto yoyó, recaída o rebote. Esto significa que hay mucha probabilidad de recuperar con facilidad el peso perdido durante la dieta.

Nadie quiere desaprovechar los esfuerzos ni el tiempo invertido en una dieta, más aún si ésta fue difícil de superar. Por esta razón hay que tener mucho cuidado al finalizarla.

Para evitar el temido efecto rebote, es necesario cambiar de dieta despacio, no de golpe o de repente. Así, dejamos a nuestro cuerpo que se acostumbre a la nueva alimentación sin sufrir consecuencias indeseadas. Como recuperar el peso perdido.

¿Cómo se cambia despacio una dieta? 

Cuando termines una dieta con éxito, al día siguiente no te des una atracón de celebración ni elijas comida poco saludable. Así sólo lo echaras todo a perder.

Introduce poco a poco los alimentos que eliminaste al iniciar el régimen, pero no todos al mismo tiempo. Si seguías una dieta de proteínas e hipocalórica, aumenta poco a poco las calorías que comes en un día. Hasta llegar a una dieta balanceada.

Si quieres comenzar otra dieta pasado un tiempo, lleva una dieta equilibrada una o dos semanas antes de empezar la siguiente. Para recuperar los nutrientes que puedan faltarte.

Por otro lado, si estás satisfecho con tu peso actual, tu objetivo debe ser mantener esa dieta equilibrada en el tiempo. Pero de nuevo, empieza despacio a incorporar los alimentos necesarios.

De ese modo no caerás en el efecto rebote. No tengas prisa, sé paciente y conservarás tus resultados.

Dietas temporales o dietas permanentes

Las conocidas como dietas rápidas están configuradas para llevarse a cabo por tiempo limitado. Estos regímenes tienen un objetivo específico que suele ser bajar de peso, aunque otros persiguen mejorar cierto aspecto de nuestra salud.

En cualquier caso, estas son siempre dietas temporales, dado que una vez logrado el objetivo ya no son necesarias. En ese momento hay que volver a una dieta más balanceada que cuente con un buen equilibrio de nutrientes.

La dieta equilibrada, por el contrario, es la dieta permanente ideal por excelencia. Siempre y cuando tengamos buenas condiciones de salud.

¿Cómo es una dieta equilibrada?

La dieta equilibrada, como su propio nombre indica, cuenta con todo lo que nuestro cuerpo necesita para funcionar correctamente.

Se trata de una dieta variada, con comida saludable y con el permiso para darte de vez en cuando algún capricho. Por todo esto, es una dieta permanente que podemos seguir toda la vida.

Incluye fruta y frutos secos, verduras y hortalizas, cereales y pasta, legumbres, carne roja y blanca, pescado blanco y  azul, huevos, lácteos y algunos azúcares. Todo en su justa medida para mantener el peso ideal sin engordar.

Sin embargo, no es adecuada como dieta para perder peso rápido. Ayuda a mantener el peso, pero no tanto a perderlo. Es decir, si ya te encuentras en tu peso ideal, esta es tu dieta. Si no es el caso, busca una que te ayude a conseguirlo.

Cómo bajar de peso sin dieta

Es posible, por supuesto. Pero tienen que darse ciertas condiciones para que esto suceda, no le puede pasar a cualquiera.

Es habitual en casos como personas con un problema serio de obesidad o alguien acostumbrado a alimentarse a base de comida basura.

Estas personas pueden bajar varios kilos sin someterse a una dieta específica. Solamente con hacer pequeños cambios en su alimentación como controlar algunos impulsos o tentaciones.

Eso es debido a que tienen un trastorno alimenticio. Además siempre hay que recordar que es más fácil los primeros kilos cuando hay que perder 30kg que cuando hay que perder sólo 2kg.

Por lo tanto, el peso que puedes llegar a bajar con una dieta no te lo puede asegurar nadie. Sólo pueden decirte una cantidad aproximada según los casos que se hayan registrado.

Dieta para perder peso rápido para hombres y mujeres

En esta web te presentamos varias dietas entre las que puedes elegir. Intentamos adaptarlas para que todos puedan seguirlas, tanto hombres como mujeres.

Desde siempre fue habitual atribuir estos temas a las mujeres, pero hoy en día sabemos que es un asunto importante para todos. Queremos cuidar nuestra salud y también vernos bien, por eso mujeres y hombres recurrimos a regímenes y dietas que nos permitan lograrlo.

Así pues, seas del género que seas, explora nuestra variedad de dietas para perder peso rápido para encontrar la que más confianza te genere y más te apetezca probar.

Tipos de nutrientes

Existen muchísimos tipos de nutrientes, desde las pequeñas cantidades de vitaminas hasta los grandes macronutrientes.

Éstos últimos son los más consultados en las etiquetas de los productos, ya que son los que forman la mayor parte de los alimentos. Hay tres tipos de macronutrientes: las proteínas, los hidratos de carbono (también llamados carbohidratos) y las grasas.

Como los tres son necesarios para nuestro cuerpo, las dietas bajas en alguno de ellos sólo pueden ser temporales. Siempre debemos volver a una dieta equilibrada que nos aporte estos tres macronutrientes en las proporciones adecuadas.

Ejercicio: el complemento perfecto para adelgazar rápido

Si sigues una dieta para perder peso rápido y quieres aumentar tus resultados, puedes incluir el ejercicio físico en tu día a día.

Está claro que no es obligatorio para obtener buenos resultados, pero absolutamente siempre resultará positivo. Mientras no tengas impedimentos específicos para hacer ejercicio, por supuesto.

Con la quema de calorías que supone realizar ejercicio, ayudaremos a obtener un mayor déficit calórico. Además, hacer ejercicio regularmente, lejos de provocarnos fatiga, nos da más energía para enfrentar nuestro día.

Hacer dieta para bajar kilos sin pasar hambre

Es muy frecuente encontrar una dieta para perder peso rápido que contiene pocas calorías. Por consiguiente, también puede provocar periodos de hambre entre horas.

Puedes evitar este efecto consumiendo agua o líquidos que no aporten más calorías a tu dieta. Por ejemplo, té o infusiones.

De este modo, conseguirás engañar al estómago el tiempo necesario para aguantar hasta la siguiente comida.

Además, siempre tienes a disposición alimentos con alto contenido en agua y poco en grasas, proteínas o carbohidratos. Es el caso ideal de las frutas, ya que ayudan a saciar esa hambre o ansia sin ingerir muchas calorías. Busca siempre aquéllas que no lleven mucho azúcar.

Comer frutas y verduras para adelgazar

Las frutas y las verduras son un elemento muy importante en nuestra dieta, tanto si intentamos bajar de peso como si lo queremos mantener.

Son grandes fuentes de fibra y otros nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del organismo. Sencillamente son esenciales. Además, regularán tu tránsito intestinal para favorecer a tu sistema digestivo.

Algunas son más nutritivas que otras, pero todas aportan beneficios para la salud. Por esta razón, pruébalas y experimenta en la cocina combinándolas.

Usa las verduras para toso tus primeros platos y acompañamientos. En una dieta equilibrada, todas las comidas grandes del día tienen que contener verduras. Así que hazte con un buen abanico de opciones para no aburrirte.

Las frutas pueden incluirse en cualquier comida del día: desayunos, meriendas y postres de las comidas principales. Incluso puedes mezclarlas con la propia comida para crear una ensalada con fruta, por ejemplo.

Hazlo divertido, siéntete libre de combinar y disfrutar de las que más te gusten.

La importancia del agua en nuestra dieta

Tal y como se explica en la dieta del agua para bajar de peso, el agua es literalmente de vital importancia para nuestra salud.

El cuerpo humano se compone de más de un 70% de agua, por lo que necesitamos renovarla para mantenernos sanos.

El agua nos ayuda a expulsar del organismo aquellas sustancias que no necesitamos y que el cuerpo no debe acumular. De otro modo caeríamos en problemas de salud.

Lo recomendado es beber un mínimo de 2 litros de agua al día para estar en buen estado. Tanto si estamos haciendo una dieta para bajar peso como si no.

¿Cuándo se ven los resultados de un régimen para perder peso?

En una dieta para perder peso rápido, buscamos ver resultados lo antes posible. En normal. Aun así, no hay que desesperar si no llegan en pocos días.

A menudo es natural que el cuerpo necesite un periodo de tiempo más largo para adaptarse a la nueva dieta y mostrarnos resultados positivos. Por lo que, mientras te sientas cómodo con la dieta, continúa con ella.

Sin embargo, hay un tema muy importante que siempre hay que tener en cuenta. Si eres una persona que se pesa todos los días, es posible que estés siendo engañado por tu báscula.

El cuerpo y nuestro metabolismo se compone de múltiples procesos y el peso se ve afectado por todos ellos. Por esa razón, ingerir pocas calorías durante un día no significa obligatoriamente que al día siguiente vayas a pesar menos.

Por ejemplo, es posible que el cuerpo no haya eliminado la cantidad suficiente de líquidos o sustancias que no necesita. Esa podría ser una razón por la que de un día para otro no haya pérdida de peso aun comiendo saludable.

Sé paciente y verás los resultados.

Alimentos prohibidos en las dietas para bajar peso

Si quieres bajar de peso rápidamente, lo primero que te aconsejará cualquier dieta para adelgazar es eliminar de tu nevera, tu despensa y tu alimentación cierto tipo de alimentos.

Estamos hablando de alimentos azucarados, bebidas gaseosas, fritos, harinas, comida basura, alimentos con alto contenido en grasas, etcétera. Estos alimentos sólo nos aportan las llamadas calorías vacías.

Se trata de obtener el máximo de nutrientes posibles de cada caloría, y esos alimentos no ayudan a la causa. Dado que aportan una gran cantidad de calorías pero muy pocos nutrientes o no los adecuados para seguir un régimen para adelgazar.

Por lo tanto, antes de iniciar cualquier dieta para perder peso rápido, ya sabes de qué tipo de comida deberás prescindir.